Conceptualiza tus aplicaciones moviles con Design Thinking

Por

Cuando tratas de desarrollar aplicaciones moviles la primera fase por la que debes pasar, es la conceptualización de esta, es decir, definir la solución que brindarás y los objetivos que tiene que cumplir para que sea exitosa.

Sin embargo no todos le dan la suficiente importancia o saben la valioso que es el design thinking para esta parte tan importante del proceso; y es en parte por esto, que hay un porcentaje elevado de fracaso en el mercado de las apps.

Te has de preguntar, ¿y ese término qué significa?

En español se traduce de manera literal como “pensamiento de diseño”, pero básicamente es una metodología utilizada para generar ideas rentables e innovadoras, al hacer coincidir las necesidades de las personas, con lo que es tecnológicamente factible y con una estrategia viable de negocios.

 

design-thinking-method.png

 

Se puede utilizar en cualquier campo o cualquier proceso, pero como te imaginarás, aquí lo verás aplicado al negocio de las aplicaciones móviles.

Así que, si quieres conocer el secreto de una buena conceptualización, sigue los siguientes pasos.

 

consiste-1.png

 

Empatiza con tus futuros clientes.

Piensa como un usuario y no como desarrollador o diseñador. El empatizar con ellos hará que los entiendas no sólo como clientes, sino como seres humanos.

Ver las cosas desde su punto de vista y comprender sus motivaciones, deseos y dificultades, te guiará hacia la dirección que tienes que tomar.

 

Identifica y define

Comienza a interpretar la información previamente recabada; quédate con lo valioso y elimina todo aquello que no aporte valor.

El objetivo es que logren conseguir claridad para, poder definir de manera concreta cuál será el enfoque de su aplicación y, fijar el punto de partida.

 

Genera ideas

En esta etapa comienzan las sesiones de brainstorming para explorar y evaluar un gran abanico de alternativas para solucionar aquel reto al que te estás enfrentando. Utiliza mindmaps, storyboards, o salas de proyectos para que el material de investigación, las fotos y los conceptos puedan estar disponibles en todo momento y a la vista de todos.

No importa que método elijas, sólo asegúrate que es el que mejor se acople a ti y a tu equipo y que todos tengan una mente abierta.

 

Construye prototipos

Utiliza wireframes y flujos de usuario, para plasmar tus ideas. O si lo prefieres, crea wireflows y muestra el diseño de tu aplicación de una manera más realística.

Herramientas como Sketch, Adobe Experience Design e inVision, son asombrosos a la hora de prototipar, ya que aparte de ser sencillas de usar, te dan la oportunidad de simular la navegación por la aplicación que estás diseñando y compartirla con personas de tu equipo o con algún cliente.

AdobeXD_Header-lrg.png

 

Evalúa. Solicita feedback

Deja que tus usuarios utilicen tu aplicación, pero no les expliques nada ni interfieras con la experiencia. Velo como un proceso de aprendizaje.

Sus opiniones te ayudarán a identificar mejoras, fallas a resolver o carencias.

 


 

¡Y eso es todo lo que necesitas! Ya después, puedes comenzar a escribir el código o si la programación no es lo tuyo, puedes utilizar herramientas como App Maker para el desarrollo de tu aplicación móvil.

 

adaptar negocio