Consejos para crear apps y hacer pruebas A/B de los prototipos

Por

 

¿Alguna vez ha tenido una discusión con una persona sobre qué camino es más corto o cuál solución es mejor? Puedes pasar mucho tiempo hablando sobre ello y cada uno tendrá la convicción de que está en lo correcto; la única manera en que llegarán a estar de acuerdo es poniendo a prueba las dos variaciones.

Eso son las pruebas A / B. En su forma más simple, es un método para comparar 2 versiones de elementos de diseño para descubrir cuál es el más exitoso.  Suena sencillo, pero a menudo, la gente batalla para saber qué se ha de hacer, qué herramienta deben utilizar, cómo configurar la prueba, y cómo saber cuándo está hecho.

En este post, tomaremos el ejemplo del prototipo de una app para guiarte por un proceso completo de pruebas A/B y que lo puedas aplicar en tus proyectos.

Este tipo de pruebas son una necesidad en cada etapa del desarrollo, al crear apps, pero normalmente hay un énfasis especial en la fase de diseño. Esto porque entre más descartes ideas pobres, tendrás más oportunidad de que tu app se convierta en un hit, ya que además de que esta sea única y bonita, los usuarios amarán interactuar con ella.

 

¿Qué hacer?

Primero que nada, esboza las pantallas de tu aplicación y elige los bocetos con los que harás las pruebas.

 

1-5NCD12qn2LBmQ9zv6Kv0DQ.jpeg 

Después, sigue los siguientes pasos:

  1. Define objetivos

Cuando hablamos de mejoras en un proyecto, el alcance no tiene límites. Así que es necesario que definas el área que desea explorar y tratar de mejorar en ella.

Los embudos de conversión en CanvasFlip podrían ser de ayuda para que entiendas las relaciones de retorno y las tasas de conversión y de esta manera determines qué área necesita atención inmediata.

Hicimos la prueba con el prototipo que pusimos y pudimos darnos cuenta que tiene un máximo drop-offs en la pantalla en la que tienen que tomar la decisión de comprar un producto, y los CTAs de “comprar ahora” y “agregar a la lista” están compartiendo espacio.

 1-JdZrClgEjOuaK1g35ukq7g.png

 

 

Por lo tanto, el objetivo de la prueba A / B sería crear una variante para el botón de “comprar ahora”.

 

  1. Recopila datos

Observar las conductas de los usuarios para recopilar datos, es el movimiento más inteligente que se te puede ocurrir. Puedes utilizar la herramienta que mencionamos en el paso anterior para analizarlo y obtener una amplia perspectiva de comportamiento del usuario en prototipos.

Por ejemplo, a continuación, podrás ver un video de una de las sesiones que una persona tuvo con el prototipo que hemos estado trabajado.

 

 

Con este tipo de herramientas, se puede deducir fácilmente qué área necesita variación .

 

  1. Genera hipótesis

Una vez que hayas identificado el objetivo y recopilaste los datos pertinentes, puedes comenzar a generar ideas de A/B testing para y realizar hipótesis de por qué piensas que estás serán mejor que la versión actual. 

Realiza sesiones de brainstorming con tu equipo, y una vez que hayas recopilado en una lista varias ideas, acomódalas por prioridad, esto en términos de impacto esperado y dificultad de implementación. Ya con esto, puedes escoger una o dos hipótesis de la parte superior y probarlas en contra de la solución actual.

En este caso, la posible solución para convertir a más usuarios, es la de tener una sola llamada a la acción en el pie de página.

 

  1. Crea variación

Las variaciones del diseño puede ir desde cambiar el color de un botón, intercambiar el orden de los elementos hasta ocultar elementos de la navegación o cambiar prácticamente toda la interfaz.

Una buena práctica es la de mantener la fase de proyecto que se está trabajando, es decir, que si tus prototipos los hiciste en papel, también lo utilices para tus variaciones; o si los creaste en Photoshop o Sketch, sigas utilizando el mismo programa.

Así que para nuestro ejemplo, continuaremos con los bocetos a mano.  Y como puedes ver, ya se aplicó el concepto de solo tener un CTA en la parte inferior de la pantalla.

 

4GIrF8LZtA5AiQ.png

 

  1. Ejecuta el experimento

Pon en marcha el experimento y consigue varios usuarios que coincidan con el perfil de tus user persona, para que puedan probar esta nueva versión.

De manera aleatoria divide las pruebas, y envía uno de los dos prototipos a cada persona. Después de esto, sólo te queda esperar pacientemente a que acaben para después analizar dichas interacciones.

G6C5nZygFngQ.png

 

  1. Analiza los resultados

Ya has realizado tu prueba A/B y tienes la estadística necesaria. Utiliza algún software para interpretar los datos recabados, si no cuentas con ninguno, puedes continuar utilizando la herramienta que hemos estado mencionando a lo largo del post  (CanvasFlip).

Este te presentará los datos del experimento y te mostrará la diferencia entre el rendimiento que tuvieron las dos versiones.

Y si te encuentras con un caso donde los datos muestran que no ha habido una mejora significativa, no te preocupes, como quiera estarás en una posición de ventaja puesto que podrás afirmar con seguridad lo que funciona y lo que no.

 

  1. Implementa al ganador

 Sólo tú y tu equipo pueden decidir si la prueba ha tenido éxito. Es posible que desees aplicar la nueva idea o quedarte con la primera versión. Sin embargo, si aún no estás convencido, puedes hacer otra prueba donde participen más personas. 

 

Probablemente llegues a la misma conclusión, si hicieras pruebas tras lanzar la aplicación; pero la gran diferencia, es que si lo haces en la fase de diseño, puedes ahorrarte mucho dinero puesto que no gastas en vano en el desarrollo de este.

 


 

10 Maneras Mejorar Servicio a Cliente

 

Recursos