Desarrollo de Aplicaciones como herramientas empresariales

Por

La movilidad ofrece múltiples ventajas a las empresas, como la flexibilidad laboral y la posibilidad de acceder a los datos corporativos desde cualquier parte, lo que se traduce en la aceleración de la toma de decisiones.

 

Los dispositivos móviles, cuya potencia ha alcanzado la de un ordenador capaz de realizar procesos complejos a una velocidad razonable, están cambiando la manera de ver las cosas en muchos ámbitos de la sociedad.

 

El acceso a Internet desde cualquier lugar, sólo con llevar en el bolsillo un smartphone, ha modificado costumbres y hábitos, ya que ahora es posible leer noticias, gestionar el correo electrónico o consultar los servicios de geolocalización en todo momento y desde cualquier lugar.

 

apps-empresas-3.jpg
 

Junto a todos los ámbitos de la sociedad también se encuentra, y de manera destacada, el trabajo, donde las oportunidades en el desarrollo de aplicaciones se disparan.

 

Si habitualmente el usuario utiliza su smartphone para un entretenimiento que podría realizar desde el ordenador de su casa o para tareas útiles que pueden aportarle información clave en un momento determinado, pongamos por caso buscar una dirección que estaría localizable a través de GPS, si se trata del aspecto laboral existen muchas formas de darle uso a un teléfono inteligente. En este sentido, si las aplicaciones han ayudado a concretar los servicios que ya ofrece Internet en el móvil, pero que no están lo suficientemente optimizados para poder utilizarse cómodamente, el mérito del software empresarial desarrollado para móviles consiste en permitir la realización de tareas de oficina fuera de ésta, optimizando la productividad.

 

app_para_empresas.jpg 

 

Con la ayuda de las aplicaciones destinadas al segmento empresarial es posible repartir la carga de trabajo entre la oficina o la sede de la compañía y otros lugares. Esto supone un avance importante, ya que en muchos empleos es necesario realizar continuos desplazamientos o incluso largos viajes. Si el portátil fue una solución para afrontar el segundo reto, los smartphones son una herramienta de gran utilidad para seguir conectado a lo que suceda en el negocio en todo momento. Dos son las principales ventajas que aparecen a simple vista.

 

La primera consiste en poder vigilar el rendimiento y controlar la gestión del negocio desde un terminal móvil, con ayuda de aplicaciones de Business Intelligence. A esta labor de monitorización se le suma la posibilidad de que la productividad no se vea tan afectada aunque el trabajador no se encuentre en su puesto de trabajo, delante de su ordenador.

 

SOFTWARE TRADICIONAL CONVERTIDO EN APLICACIONES MOVILES

 

El software empresarial existe desde mucho antes de que se popularizaran los smartphones, aunque con la llegada de éstos ha adquirido una nueva dimensión.

 

Los desarrolladores de programas dedicados al entorno corporativo han comenzado a poner el foco en soluciones adaptadas a los diferentes sistemas operativos móviles para que sus productos no se queden atrás.

desarrollo-apps-para-empresas.jpg 

Las aplicaciones de productividad comienzan a migrar de manera consistente desde los ordenadores a dispositivos móviles con la aparición de las PDAs (personal digital assistant). Estos terminales, diseñados como agendas electrónicas, con pantalla táctil y un sistema de reconocimiento de escritura algo imperfecto todavía, contenían todo lo necesario para la organización de tareas: calendario, lista de contactos y bloc de notas. Más adelante, estos dispositivos comenzaron a integrar otros programas más complejos.   

 

En definitiva, la movilidad está cambiando la estrategia de los proveedores de servicios, que tienen que fijarse en aspectos a los que antes no daban importancia

 


 

cta-apps