El desarrollo de aplicaciones de comida y su potente crecimiento

Por

Queda bastante claro que nos estamos convirtiendo en una sociedad controlada por apps de todo tipo que cada vez están facilitándole mas y mas la vida a las personas. Pero en este tema tocaremos un punto que a muchas personas les pesa. Lo difícil que para algunos es decidir que que comer y y las nuevas formas de estar mas cerca, metaforiicamente de nuestros alimentos.

Por eso quiero repasar en este post una de las categorías que más dinero está moviendo en el mundo, más concretamente el desarrollo de aplicaciones de comida a domicilio, ya que mueven una gran cantidad de dinero

Para que te hagas una idea, el grupo danés Just Eat compró SinDelantal México (fundada por Diego Ballesteros y Evaristo Babé) a traves de Just Eat España por la nada despreciable cantidad de 3 millones de euros. Parece irreal, pero es un negocio tan lucrativo y con tanto potencial que hasta UBER se ha lanzado en su conquista, ya que ha penetrado nuevos mercados a traves de sus modalidades de comida a domicilio.

japon_xoptimizadax-kCtE--620x349@abc.jpg

 

 

 

Hemos evolucionado, y este tipo aplicaciones comparten un nexo común: una parte que sacia nuestra necesidad fisiológica, el comer, de forma rápida y sencilla, junto a la fórmula social de tener una comunidad nada desdeñable de usuarios que comentan y recomiendan platos.

El funcionamiento es sencillo, ya que nos conectamos a través de la web o de la app de cualquiera de las aplicaciones e introducimos el código postal; después seleccionamos nuestra comida preferida y seleccionamos un restaurante. Accedemos a la variedad de su carta e indicamos nuestra dirección de entrega del pedido. Después pagamos con tarjeta o cuando llegue el repartidor a nuestra puerta. El restaurante recibe el pedido a través de un terminal gprs, lo prepara y envía al cliente. Después el propio restaurante paga una comisión a la empresa intermediaria que oscila entre el 10% y el 15%.. ya está! fácil, sencillo y rápido. En esta simple transacción es donde radica el éxito de estas aplicaciones: ambas partes salen beneficiadas, ya que un restaurante suele aumentar de media un 25% su facturación y se hace con un nuevo mercado, un nuevo canal por explotar en el mundo.

epicurious.jpg

 

 

 En este sentido, el sistema puede parecer fácil en un primer momento, pero es aquí donde entran en juego las redes sociales. En la actualidad, una app de éxito tiene que tener obligatoriamente una opción social. Si nos remontamos hace 4 ó 5 años, cuando las webs no eran ni por asomo tan flexibles, entró en vigor el término tan usado en la actualidad “2.0”, por el que el usuario se tornaba protagonista y no solo un simple receptor de información. Pues bien, también tenemos que pensar que el componente social es fundamental, y en este tipo de apps se convierte en un pilar imprescindible los comentarios y recomendaciones que dejan los usuarios en los restaurantes. Un comentario vale su peso en oro.

“Estamos al inicio de este tema de pedidos por internet. Cuando preguntamos a un restaurante cuánto representan las órdenes por Internet, varía entre 5% y 10% aunque con un ticket más alto. Yo creo que dentro de los tres a cinco años, los pedidos en línea pueden fácilmente representar 50% de los que tienen un restaurante”, dijo el director de PedidosYa una empresa que lanzo su aplicación móvil para hacer pedidos de distintos reataurantes.

Y es que uno de los principales retos es que la tecnología “hable” el mismo idioma que la industria restaurantera, donde más allá de la emergencia de otros competidores, asegura que “el principal competidor es el teléfono

10 Maneras Mejorar Servicio a Cliente